Mar 4, 2012

Ascendencia
por Alejandro Fernández Gutierrez
(English version submitted before below)

** Para mantener contacto con nuestro publico que domina español, vamos a traducir los blogs de Alejandro. **
Cuando yo tenía 17 años de edad, mi madre llevó a mis hermanas y yo a reunir con nuestra familia extensa en La Paz. Yo estaba emocionado de conocer nuevos primos, tíos, y tías, pero no me esperaba cambiar mi vida, que fue lo que pasó.

Ascendencia, linaje, ancestros! Son palabras que escuché por la primera vez. No lo podía imaginar. Frustrado, me senté y escuché al tío Jorge, quien dijo que una vez más; "! Hermanos y hermanas ... vamos a tomar nuestras manos y llamar a nuestros antepasados, porque necesitamos su energía cada día." Yo estaba confundido preguntando por qué les llaman? ¿Dónde están? En mi frustración casi ni respondió en el momento, y me senté una vez más. Tío Jorge con su voz fuerte y clara nos dijo que abrir los ojos y sentir la energía de nuestros antepasados.  Dijo, "¿Puedes verlo? ¡Ahí está! "A partir de ese momento puedo ver a mis antepasados ​​por todas partes y los llamo todos los días para bendecir mi día.

"Ancestros", fue la primera palabra que escuché. Todo el mundo tenia pelo largo y rizado y un color de piel oscuro y hermoso. Me llamé “chocolate”. Con una energía que yo nunca sentí, me dio la bienvenida a mi familia. Me dio la bienvenida al círculo. Me dio la bienvenida a la Saya.

Mi mamá me dijo, "Esa chica allí es tu prima.  Ese hombre allá es su tío," pero yo fue muy tímido y temeroso. Yo no sabía como ser parte del círculo que me llamaba. He oído el tío Jorge decir, "siéntense hermanos y hermanas, Bienvenida a la Saya.“ Esta es nuestra reunión semanal y hoy tenemos buenas noticias para todos." En ese momento me di cuenta de que la familia han estado juntos por mucho tiempo. ¿Cómo lo podía haber ignorado? ¿Por qué no sabía nada de esto. Ya no fue tímido o temeroso.  Ahora estaba enojado y molesto. Mi familia han estado juntos y no sabía nada de ellos.

Tan pronto como el tío Jorge terminó su linda bienvenida, un enorme tambor hizo un sonido ancestral. Escuche ese sonido antes, pero nunca podía imaginar que este sonido venía de ese tambor. El tambor enorme que hizo ese sonido tremendo se llamaba "El Tambor Mayor". Después oí una respuesta que venia de otro tambor. Este pequeño tambor se llama "Cambiador". Siguiendo estos ritmos, oí otro sonido viniendo de la "Cuancha" (rama largo de bambú) que producen una melodía como el güiro. Como si alguien ya había diseñado el momento, la saya comenzó.

Tío Jorge empezó a cantar primero dando gracias a Isidoru Belzu, quien fue presidente de Bolivia desde 1848 hasta 1855 y terminó con la esclavitud, "Isidoro Belzu bandera gano, gano la bandera del altar mayor." Después de esto, mi tía Gloria cantó "Rindamos sin Homenaje a Nuestros Grandes antepasados ​​traídos de África del Sur, la Casa de la Moneda Si sabe Hablar Que Cosa Nos contara."

Desde allí, la felicidad explotó. Mi mamá estaba tan feliz como nunca antes. Mis hermanas no podía dejar de mover sus caderas y me pongo a mover mis hombros al ritmo de la Saya. Ese día vive en mi mente, como si fue ayer. Nunca olvidaré el ritmo de mis antepasados conectando con mi sangre llamando "Alejandro esto es por qué nos llama. La Saya ha traído la felicidad y libertad!"

Desde ese día nunca me cerré los ojos. Ahora puedo ver a mi familia en todas partes. Yo soy parte de la diáspora Africana, mezclando mis pensamientos con el mundo. Estoy celebrando mi diversidad, y comparto mis pensamientos con todos los que quieran ser parte de la felicidad y libertad. Gracias a mis antepasados, porque es por ustedes que ahora sé quién soy.

0 comments: